jueves, 2 de febrero de 2017

LOS PADRES Y MADRES DENTRO DEL AULA: LOS GRANDES ALIADOS


     En la asignatura de Tratamiento Educativo de las Dificultades y de la Diversidad de necesidades específicas en Educación Infantil, ayer tuvimos una pequeña sorpresa en clase: dos familias completas de dos alumnos  de tres años compartieron con nosotros un momento muy especial. Nos contaron dos bonitos cuentos que hicieron que todos nos sintiéramos felices y emocionados.

      Esta experiencia tenía el objetivo de hacer ver a nuestros  alumnos que es fundamental el trabajo coordinado entre la familia y el colegio. Y muy especialmente cuando tenemos que trabajar con alumnos que presentan alguna dificultad o con niños/as acneaes. A veces es duro tener que trabajar con los papás y mamás, a veces nuestra labor es incomprendida, criticada, mal interpretada…… pero es imprescindible contar con la familia como gran aliado de nuestra labor docente.

     
Y para conseguir este objetivo debemos trabajar, previamente, para construir la figura del papá o la mamá participante. A través de  tutorías, a través de  compartir experiencias, a través de pequeños encuentros……..pero sobre todo, dejando que los papás entren en nuestra aula. Abriendo nuestra clase para que ellos puedan ver a sus hijos en su entorno escolar, para que comprueben su capacidad o necesidad, para que entiendan los comentarios que después oirán de la tutora.


      
No nos referimos a que nuestras clases estén todos los días y en todas las sesiones llenas de padres, de forma descontrolada. Nada más lejos de la realidad. Consiste en programar  pequeñas actividades donde, de forma organizada y estimulada, los papás puedan participar.

         
En este caso se presentó una experiencia que llevamos a cabo, desde hace varios años, en mi centro, en el aula de 3 años. Lo llamamos el “cuentacuentos familiar”. Consiste en que cada viernes, a primera hora, familiares de uno de los alumnos va a clase a contar un cuento. Previamente se han apuntado libremente en una lista con el cuento que van a contar y la fecha concreta. Algunos utilizan marionetas, otros caretas, otros personajes de cartón o goma eva y otros utilizan únicamente las ilustraciones del cuento y la voz. Los padres o hermanos o abuelos…..llegan nerviosos, los niños se muestran fascinados…..la seño colabora para crear un buen clima, ayuda, motiva, completa…..es la primera que se ríe y disfruta……..los padres se van encantados, maravillados por lo que han visto y muy, muy agradecidos…….pero el último gracias lo pronuncia la seño al despedir a esos familiares que desde ese momento valora más el trabajo del maestro y valora más el interés educativo de la etapa.



     Esta grata experiencia quisimos llevarla al aula de la Facultad. Los padres aceptaron encantados y allí estuvieron contando en primer lugar el cuento “A qué sabe la luna” y en segundo lugar “El monstruo de colores”. Ana, la mamá de Hugo, nos contó un cuento precioso mientras el papá sujetaba el lienzo. Hugo ayudaba a mamá encantado y participando de los diálogos. Carmelo, el papá de Alejandro, nos habló del color de las emociones e incluso el peque fue eligiendo a los alumnos que mejor reflejaban, con gestos, el miedo, la alegría o la tristeza.

                ¡Qué buen momento! Sonrisas, buen ambiente y toda la comunidad hablando de educación.
                ¿Queremos educación integral? Pues integremos a las familias en nuestra aula, serán nuestros mejores aliados.

                Gracias papás y mamás por enseñarnos tanto.

                                                                 Purificación Cruz Cruz

                                                                 Javier Rodríguez Torres

No hay comentarios:

Publicar un comentario